;
Opinion

Sector upstream global: los temas que marcarán el 2023

Desde la seguridad energética hasta el Upstream 2.0, nuestra Actualización del sector upstream global explora algunos de los principales problemas que enfrenta el sector

3 minute read

Fraser McKay

Head of Upstream Analysis

As head of upstream research, Fraser maximises the quality and impact of our analysis of key global upstream themes.

View Fraser McKay's full profile

La seguridad energética, la intervención política, el crecimiento del upstream y la descarbonización continúan moldeando a la industria del petróleo y el gas en el segmento upstream.  

La Actualización del sector upstream global es una publicación periódica para los suscriptores de nuestro Servicio upstream de todo el mundo. En esta publicación gratuita, compartimos los aspectos más destacados de algunos de los cambios más impactantes que hemos seguido en 2022 y analizamos cómo han evolucionado estos problemas a principios de 2023 y qué esperar en el futuro. 

1. Intervenciones imprevistas 

Desde nuevos impuestos hasta precios máximos, el impacto de las intervenciones inesperadas se han sentido a nivel mundial. No sería arriesgado prever que en el futuro habrá más medidas similares.  

Sin embargo, la intervención fiscal no siempre es una mala noticia para los operadores upstream. Por ejemplo, a diferencia de la tendencia general, Egipto implementó cambios en los términos de su contrato de producción compartida (PSC) destinados a incentivar nuevas inversiones. Estas iniciativas ya están en ejecución y otros países deberían tomar nota. 

2. Seguridad energética 

La guerra entre Rusia y Ucrania ha puesto de relieve la importancia de la seguridad energética. Los países importadores de energía han enfrentado desafíos en cuanto al suministro, consultando con sus industrias nacionales acerca de posibles acciones en el corto plazo y solicitando opiniones sobre el crecimiento de la oferta de la OPEP+ que no esté vinculada a Rusia en el mediano y largo plazo. La incómoda realidad es que son pocos los países que están bien posicionados para aumentar sustancialmente la producción en ambos horizontes temporales.  

Sin embargo, cabe destacar que el sector upstream de Ucrania ha demostrado un grado impresionante de resiliencia durante el año pasado. Ucrania ha ocupado el tercer puesto como productor de gas en Europa en los últimos años, después de Noruega y el Reino Unido. A pesar de la guerra y los importantes daños a la infraestructura, la producción de gas desafió las expectativas iniciales de una caída del 15 %, cayendo solo un 6 % interanual en 2022 y solo un 3 % en el caso de la empresa estatal UGV. ¿Podría aumentar su producción en 2023? Descargue el informe completo para conocer nuestra opinión.  

< Título del gráfico: El sector upstream a gran escala de Ucrania mantuvo una resiliencia asombrosa en 2022 >  

3. Upstream 2.0 

 2022 marcó un punto de inflexión notable en cuanto a la intensidad de las emisiones de alcance 1 y 2. Pero las emisiones absolutas continúan en aumento a medida que se recupera la demanda.  

Los rezagados en materia de descarbonización deben actuar a medida que los gobiernos se comprometen con los objetivos de metano y las aspiraciones de lograr cero emisiones netas. Los nuevos proyectos deben ser concebidos desde su inicio teniendo en cuenta la mitigación de las emisiones. 

4. Riesgos de inflación y ejecución 

La inflación no impidió que los operadores obtuvieran flujos de caja récord en 2022; sin embargo, sí mermaron los rendimientos de los servicios petroleros y las restricciones moderaron las aspiraciones de crecimiento. 

< Título del gráfico: Inflación al rojo vivo para el petróleo de formaciones tight: los costos de los pozos de Pérmico aumentaron un 34 % interanual en 2022 > 

Fuente: Wood Mackenzie 

Las limitaciones en cuanto a las posibilidades de expansión de los márgenes de la cadena de suministro, así como de la mano de obra y equipos, seguirán afectando la ejecución y la capacidad de entrega en puntos cruciales a nivel mundial. Los operadores se centrarán en minimizar el impacto sobre la eficiencia que han logrado con mucho esfuerzo durante las dos últimas recesiones.